15 junio 2020

Todos sabemos los calurosos que son los días de verano y en esta temporada el aire acondicionado del coche es fundamental para nuestros trayectos en la ciudad y fuera de ella. En Sagredo Motor os enseñamos a diagnosticar si el aire acondicionado de tu coche tiene alguna avería.

El sistema del aire acondicionado está compuesto por:

Filtro del habitáculo que funciona para filtrar las partículas de polen y polvo para que no entren a la cabina del coche. Este filtro debe cambiarse una vez al año o cada 15 mil kilómetros.

Para filtrar las impurezas la botella deshidratante es la encarga y recoge la humedad del circuito para proteger el compresor.

El paso del estado líquido al gaseoso para generar frío es la función principal de la válvula de expansión.

El evaporador es el encargado de quitar la humedad y enfría el aire que circula en la cabina.

El compresor lanza el ciclo de funcionamiento del sistema de climatización tras comprimir el gas.

El condensador enfría y segura que pase al estado líquido.

La causa más común suele ser el no rellenar de gas el aire acondicionado y por suerte no es costoso. Pero existen otras averías, por ejemplo, si sientes que la ventilación de tu coche es poca puede ser que el filtro necesite ser cambiado, o si el aire no enfría puede tratarse de falta de líquido refrigerante o de la botella de filtro. 

Otro síntoma común en los aires acondicionados es el mal olor y eso puede suceder cuando el circuito se contamina con la formación de hongos causados por la humedad o polvo y baterías que se instalan en el sistema y requiere un tratamiento desinfectante o el cambio de filtro. Esto no suele ser un problema si usamos de vez en cuando la calefacción, no hacerlo nos llevará a la necesidad de que hagan una limpieza exhaustiva de los conductos del aire y evitar alergias e incluso problemas respiratorios para los pasajeros.

Si el aire acondicionado de tu coche no funciona y no se debe a una falta de gas, puede ser alguna de las piezas del sistema que no funcione correctamente. 

El compresor podría dañarse o presentar fallas si en invierno no usamos para nada el aire acondicionado del coche ya que demasiado tiempo parado puede obstruir y necesitar un respaldo. 

¡Prueba tu aire acondicionado! 

Mantén el aire acondicionado de tu coche en excelente estado

Activa el aire acondicionado con el coche encendido. Si al momento de encender el sistema sale aire frío por las ventanillas y luego se va elevando la temperatura es momento de hacer un chequeo.

De igual manera se debe hacer revisiones si el aire enfría o calienta a intervalos. Revisa los fusibles, puede que en algún quemado podría estar el fallo. 

Si el flujo de aire cambia es necesario revisar las rejillas, en este caso si el selector de ventilación no lleva el aire a las rejillas adecuadamente puede ser el actuador de la puerta ya que es el encargado de direccionar el aire al interior del panel.

Un filtro bloqueado también puede afectar la presión del aire, pero su sustitución es una solución rápida y económica. 

Algo común son las fugas en el sistema de enfriamiento y las puedes detectar buscando algún residuo de aceite en los manguitos del sistema pero estas deben ser reparadas por especialistas. 

El diagnóstico del aire acondicionado de tu coche deberías realizarlo anualmente, puedes hacerlo con una revisión por cuenta propia y luego pedir tu cita taller en Sagredo Motor para un diagnóstico más a fondo.