14 julio 2020

En invierno el consumo de nuestro coche se dispara en desplazamientos cortos ya que los grados impiden al motor y al catalizador alcanzar la temperatura óptima de trabajo y el motor tiene mayor rendimiento. En verano baja el consumo de nuestro coche en los desplazamientos cortos pero en aquellos de más de 30 minutos aumentan considerablemente, el motor alcanza su rendimiento óptimo rápidamente de modo que en los desplazamientos cortos reducimos el consumo. En Sagredo Motor os damos las claves para ahorrar al máximo.

El consumo del coche aumenta en verano ya que el aire caliente reduce el buen trabajo de la mecánica, sobre todo en los motores. Un motivo para evitar realizar largos desplazamientos en las horas más cálidas del día que es entre las 12 y las 17 horas. La sobrecarga de equipaje es otro detalle que dispara el consumo, por eso hay que evitar en lo posible el sobrepeso del coche. Cada kilo de más significa más consumo.

Mantén el aire acondicionado de tu coche en excelente estado

La presión de los neumáticos: es importante revisar, ya que una presión baja aumenta considerablemente la resistencia de rodadura, disparando los consumos.

El compresor del aire acondicionado: es otro elemento que aumenta el consumo por eso es recomendable evitar aparcar el coche bajo el sol y en caso de tener que hacerlo, usar parasol y si es posible dejar las ventanillas y el techo solar abiertos unos milímetros para que se remueva un poco el aire del coche. Pero recuerda que es mejor llevar el aire acondicionado que las ventanillas bajas por el consumo.

Planificar bien el viaje: es importante para no perder tiempo al igual que no obsesionarse con aparcar al lado de la sombrilla. Perder tiempo buscando aparcamiento son euros que se volatilizan dando vueltas.

Consejos para ahorrar combustible en los viajes de verano

Evita conducir de forma brusca: respetar la distancia de seguridad con el coche precedente, además de más seguro, ahorra mucho combustible, al no obligarnos a usar tanto el freno y el acelerador.

No forzar la mecánica: todos los manuales de conducción económica y muchos indicadores de cambio de marcha te piden que vayas en la marcha más larga posible, en cuanto notes que necesitas pisar el pedal del acelerador más allá de la mitad de su recorrido para mantener la velocidad, reduce una marcha. Esto no disminuye el consumo, pero sí la temperatura del motor. Si hace mucho calor fuera, es mejor evitar una avería grave de la mecánica.

Tomando en cuenta estos consejos podrás ahorrar combustible y dinero este verano. Siguenos en las redes de Sagredo Motor para conocer más tips y ofertas de nuestros concesionarios.